febrero 2, 2023

Revista Maravillosamente

La revista de la ley de asunción

consciencia

consciencia

CONSCIENCIA DE SER

consciencia

CONCIENCIA DE SER

 

Autor: Ángel Gutiérrez

La luz infinita desde la cual surgió absolutamente todo, está en todas partes.

Esa luz infinita es consciente de existir. La llamamos Dios, o consciencia pura. Está consciencia pura tiene dos características: todo y nada. «Todo», implica que en ella existen todas las posibilidades; que absolutamente todo lo que se te ocurra como deseo ya existe en ella. Y «nada», implica que en ella no hay deseo, ya que ella tiene absolutamente todo; por lo tanto no hay nada para desear.

Uno desea lo que no tiene. Cómo ella lo tiene todo, no desea nada. Esa consciencia pura, al convertirse en humano para experimentar, se impuso limitaciones. Por lo tanto, para acceder a las infinitas posibilidades debe hacer uso del deseo como medio de elección de lo que quiere experimentar.

Luego de esa esa elección, la cual sucede en la mente del hombre, por lo tanto solo es una imagen de la idea que tiene de su deseo, hay que definir ese deseo con la palabra. Palabra que define por cualquiera de los medios, ya sea hablada o pensada, o escrita. Es la palabra la que crea y no la imagen mental de la idea. De esta manera se accede al todo de la consciencia pura. Para acceder a la nada de lo mencionada consciencia pura, es decir, estar en completa paz, sin necesidad de la ansiedad por el deseo que hemos seleccionado experimentar, debemos vivir el momento presente. Eso significa estar conscientes de lo que estamos haciendo aquí y ahora, en este momento presente. De esa manera se saca la atención de los pensamientos que son los que generan la ansiedad por lo que queremos, o la tristeza por lo que no tenemos.