febrero 2, 2023

Revista Maravillosamente

La revista de la ley de asunción

1 – LOS CHAKRAS

CURSO TEÓRICO – PRÁCTICO : LOS CHAKRAS Y EL DESPERTAR DE LA ENERGÍA EVOLUTIVA

AUTORA: ALEJANDRA GIMÉNEZ

—————————————————————————————————

INTRODUCCIÓN

LOS CHAKRAS

Chakra significa «rueda» en sánscrito. Los vedas utilizaron este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano. Hay siete chakras principales y varios secundarios, por ejemplo en las manos y en las rodillas. Cada uno de los 7 principales se asocia con alguna de las glándulas endocrinas dentro del cuerpo físico.

Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y están compuestos por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas (menor en el primero, mayor en el séptimo), coincidiendo con las frecuencias de los colores del arco iris y la del blanco para el chakra de la coronilla.

Cada uno de los chakras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal.

los 7 chakras

Funciones principales de los chakras:

1. revitalizar el aura o cuerpo energético y con ello el cuerpo físico.

2. provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia, pues cada chakra está relacionado con una función psicológica específica.

3. transmitir energía entre los distintos niveles del aura, ya que cada capa progresiva existe en octavas de frecuencia siempre crecientes.


Cuando el funcionamiento de los chakras es normal, cada uno de ellos estará abierto, girando en el sentido de las manecillas del reloj para metabolizar las energías particulares que necesita tomar del campo de energía universal (energía que también se ha llamado chi, prana u orgón). Cuando el chakra gira en sentido contrario a las agujas del reloj, la corriente fluye del centro hacia fuera, con lo que interfiere el metabolismo. Por tanto, se dice que el chakra está cerrado o bloqueado a las energías que llegan.

La mayoría de las personas tienen tres o cuatro chakras que giran en sentido contrario en un momento determinado. Como los chakras no sólo son metabolizadores de la energía, sino que también la detectan, sirven para proporcionarnos información sobre el mundo que nos rodea.

Si bloqueamos algún chakra, no dejamos que entre la información. Por tanto, cuando nuestros chakras fluyen en sentido contrario a las agujas del reloj, hacemos salir nuestra energía enviándola al mundo, detectamos la energía que hemos enviado y decimos que eso es el mundo. Es otro modo de ver esto que ya sabemos que la realidad depende del observador que la proyecta.

La realidad imaginaria que proyectamos al mundo guarda relación con la «imagen» que nos hemos formado de aquél a través de nuestras experiencias, en ésta y en otras vidas, a través de la mente del ser que fuimos. Dado que cada chakra está relacionado con una o más emociones específicas, lo que proyectamos a través de cada uno de ellos estará dentro del área de funcionamiento de dicho chakra y será algo muy personal, ya que la experiencia vital de cada uno es única.

Inmediatamente después de que los chakras se activan correctamente y comienza el lento proceso de limpieza de toda la energía negativa acumulada durante años, los beneficios son casi inmediatos; los sentimientos de baja vibración se reducen o bien se transforman en su opuesto, que en general vibra una octava más alta. El gozo, la prosperidad, el amor como canal de energía comienzan a manifestarse de modo más natural.

Estos vórtices no están situadas en el plano físico, sino que se encuentran en el plano espiritual, pero todos ellos están en estrechísima relación con varias partes de nuestro cuerpo, de manera que se suelen poner en correspondencia con ellas, como ya iremos viendo en cada uno de los chakras.

Todo en el universo está formado de energía y nuestro cuerpo no podría ser menos. Hay energía más densa, que es la material; y energía menos densa que podría ser la espiritual.

En el caso del ser humano estas energías están en completa relación y no pueden desligarse hasta la muerte. Los chakras, por tanto, son pequeñas puertas que ayudan a poner en contacto unas energía con otras. Debemos imaginárnoslos como una especie de antenas emisoras y receptoras de información. El problema comienza, entonces, cuando una o varias de esas antenas están estropeadas o reciben-emiten distorsionado. Es allí cuando deben ser arreglados.

Realmente, más importante que los chakras estén todos a la perfección, o como se suele decir, totalmente limpios; es que no estén desnivelados los unos con los otros, quiere esto decir que haya chakras más limpios que otros o que ni siquiera estén nivelados correctamente.

Así que aquí aportaré también diversos y sencillos métodos o prácticas para que los mantengas siempre limpios y preparados.

La función principal de los chakras es absorber la energía universal, metabolizarla alimentando los distintos cuerpos del ser humano para finalmente irradiar energía hacia el exterior.

Pero dentro de este conjunto, los 7 chakras básicos o principales se distribuyen desde la parte más baja de la columna vertebral donde se encontraría la kundalini (energía enroscada en forma de serpiente, que se debe despertar) hasta la parte más alta de la cabeza (donde si está desarrollada, aparecería lo que denominamos halo). Esta es una analogía hinduista que da a entender que la energía presentaría una forma espiralada, para «desenroscarse» y subir desde el primer chakra o chakra base (el de color rojo) hasta el séptimo o el de la coronilla.

La energía discurriría por ellos con movimientos ascendentes y descendentes, a la vez que formaría una especie de espiral, girando como una rueda. De estos siete chakras el inferior (1°) y el superior (7°) son simples, mientras que los cinco restantes son compuestos por una parte anterior y su correspondiente posterior. Los chakras están representados en forma de una flor de loto para darle significación de su función. Así se diferenciarán en el número de pétalos de los que dispongan.

Pero a su vez también existen otras significaciones relacionadas con ellos como notas musicales, mantras, yantras (símbolos condensados del cosmos, utilizados para la meditación), colores, dibujos, elementos, letras, y cual es su función sobre el hombre.

Aquí nos dispondremos a describir cada uno de los chakras y dar algunas de sus significaciones y características más utilizadas, así como algunos malestares o patologías que pudieran tener como causa el mal desarrollo de cada chakra. Cada uno tiene una fuerza que lo estimula y a su vez sus «demonios». Por ejemplo, la abundancia tiene que ver con el 1° chakra y uno de sus demonios es el miedo.

Cuando conozcamos lo básico de cada uno, podremos analizar nuestra realidad, las trabas, los sentimientos y pensamientos predominantes, etc, y comenzar a sanar todos estos aspectos a través del trabajo sencillo con los chakras.

Sería fantástico poder mantener abiertos y en equilibrio nuestros chakras todo el tiempo pues viviríamos en un perfecto equilibrio físico y espiritual, pero lamentablemente nuestra actividad diaria, los contratiempos, nuestra educación, nuestros problemas, etc. provocan que nuestros puntos vitales se ensucien, o taponen o se cierren provocándonos diversos malestares tanto físicos como emocionales.

Los chakras pueden limpiarse, con diversas técnicas, terapias y también un poco de imaginación nuestra parte, porque nadie mejor que cada uno para saber qué es lo que más necesitamos. De modo que aquí voy a comentar algunos métodos para limpiar o abrir cada uno de nuestros chakras y de nosotros dependerá lo que deseemos hacer.

LIMPIAR UN CHAKRA significa:

– desbloquearlo, si no gira y acumula energía

– abrirlo, si está cerrado

– cambiar su sentido de giro, si éste no es el correcto

– cerrarlo un poco, si está muy abierto


Pongo el primer ejercicio, antes de comenzar con cada chakra, su fuerza y sus «demonios».

posición de los 7 chachas

EJERCICIO 1: NOS EXPLORAMOS

Es importante que le demos un vistazo a nuestra vida HOY.

Para saber dónde necesitamos sobre todo una limpieza a medida que vayamos aprendiendo sobre cada uno de los chakras.

Nada mejor que hacer una lista de:

a) mis «demonios emocionales», aquello que quisiera cambiar a nivel emocional, por ejemplo, soy ansioso, tengo miedo de avanzar en la vida, etc.

b) mis «demonios físicos», aquello que necesito sanar en mi cuerpo, alguna enfermedad o malestar crónico, o una adicción, como al tabaco o al chocolate, son ejemplos, puede ser la tendencia al sobrepeso, o un dolor persistente en el hombro izquierdo, etc

c) mis «fuerzas personales», aquello bueno que tengo, mis talentos, mis virtudes, mis «armas» en la vida cotidiana.

d) mis deseos materiales y espirituales, por ejemplo abundancia y prosperidad, desarrollar mi vocación y vivir de ello, lo que quieras tener y lograr.

ESTAS LISTAS SON EL PUNTO DE PARTIDA Y NO ES OPCIONAL SU CONFECCIÓN. Y SON ABSOLUTAMENTE CONFIDENCIALES. NO LAS TENEMOS QUE COMPARTIR AQUÍ.

Por supuesto que podemos comentar, preguntar, etc sobre alguno de nuestros ítems de las listas, para orientarnos, de ser necesario ahora o más adelante, si es que nos sentimos en confianza para hacerlo.

Las listas son dinámicas; hoy la armo pero si mañana se me ocurre algo más, genial, lo agrego. La semana que viene tengo un deseo nuevo que quiero concretar, también a la lista.

Estas cuatro listas nos permitirán dibujar un esquema energético corporal, sobre el que vamos a trabajar en este taller.

Ese esquema es el punto de partida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *